No a los gastos innecesarios

Nuestra mayoría de edad como Centro de Negocios, en octubre cumplimos los 18 años, nos da una cierta perspectiva del comportamiento emprendedor, autónomo y empresarial.

Si fuimos de los primeros sectores que empezamos a notar que una fuerte crisis se avecinaba, nuestros clientes alemanes y franceses  (representantes de grandes multinacionales replegaban velas) y que debíamos ayudarnos los unos a los otros para poder salir de la tormenta y salvar nuestros barcos, estamos ahora capacitados para afirmar que esta crisis bien digerida puede ser parte de una historia ya pasada. Estamos en pleno renacimiento empresarial.

Pero cuidado, ciertos sectores no han aprendido de la experiencia y ciertos hábitos bastante tóxicos, están volviendo. Nos vemos en la obligación de recordar a todo aquel que viene a pedirnos información sobre nuestros despachos que no es necesario gastar de más cuando estás empezando o intentando remontar esa actividad que dejaste aparcada.

Evidentemente nos encantaría que todos nuestros despachos estuvieran al 100% con una ubicación permanente, pero es por ética que realizamos la siguiente pregunta cuando nos solicitan información: “¿Está seguro que necesita un despacho fijo?”, “bueno”, nos responden “es que quisiera empezar con una dirección, un lugar donde reunirme…..”

Es ahí cuando vemos claramente que ese cliente no necesita realmente un despacho fijo, necesita una lanzadera que el ofrezca: imagen, profesionalidad, ubicación perfecta, sala o despacho puntual…un campamento base.

Permítanos que usted gaste lo necesario, crezca, consolídese y déjenos ganarnos su confianza profesional.

No le defraudaremos.

picmonkey-collage

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará Los campos obligatorios están marcados con *